Pensadores y estrategas del ajedrez

Matías y Miyamu se miden mentalmente todas las tardes. Son amigos, compañeros de selección y campeones de ajedrez. Ambos, a sus 9 y 11 años, respectivamente, ya tienen envidiables palmarés deportivo.

Matías, hijo a Omar Montaño y María Luisa Velasco, antes de enamorarse del ajedrez, primero coqueteó con la música, fútbol, voleibol y natación, pero al final se quedó con el deporte ciencia que demanda de concentración y estrategias.

“Mi papi llevaba juegos a la casa, una vez llevó uno de ajedrez, él me enseñó, practicamos y ahora me gusta mucho”, recuerda sus inicios con el tablero de 64 cuadros negros y blancos por donde danzan 32 piezas: rey, reina, peón, alfil, caballo y torre.

Matías es un poco tímido, de origen afro, usa lentes grandes y cursa el quinto grado de la Unidad Educativa Fiscomisional ‘Don Bosco’. Él es de los que no falta a los entrenamientos. Confiesa con ternura que le gusta mucho cuando su papá lo lleva y luego va por él.

Medio maestro
La misma disciplina deportiva tiene Miyamu, de origen Chachi. Su padre Freddy Pianchiche es de lo trata de no perderse el honor de mirarlo en los entrenamientos, para luego narrar la experiencia a su esposa Julia Acero.

“El ajedrez es mi deporte favorito. Lo practico desde los siete años. Mi primer torneo fue a los ocho en Guayaquil. Allá, con el grupo logramos el tercer lugar”, comenta su primer logro deportivo. Pero la copa que le dibuja una gran sonrisa y ‘achina’ más sus ojos, es la ganada en El Salvador.

En ese país durante el 2017 se organizó el Festival Panamericano Escolar. Miyamu en representación de Esmeraldas logró la medalla de oro. Pero no fue todo lo alcanzado. Ese título lo ubicó como candidato a ‘Maestro FIDE’ es decir de la Federación Internacional de Ajedrez.

“Por ahora soy medio maestro. Para ser maestro, tengo que ganar otra medalla en el Panamericano”, precisa. Esa oportunidad la tendrá en noviembre en Cali-Colombia.

Más medallas
“La FIDE, por su acrónimo en francés, da ese título a quienes ganan torneos internacionales, pero no lo otorga por ganar una sola vez porque puede ser considerado como ‘suerte’, el deportista tiene que ratificarlo en otro torneo internacional. También por norma o tener 2.300 puntos o coeficiente ajedrecista”, explica en detalles el ya maestro FIDE, Carlos Pesantez Carvajal.

Matías Montaño Velasco, entre 22 competiciones local, nacional e internacional, ha viajado a cuatro países: Paraguay, El Salvador, Chile y Perú. En éste último logro oro Festival Sudamericano, en Chile un subcampeonato Panamericano, de El Salvador regresó con bronce, y en Paraguay estuvo entre los 13 primeros.

Mientras que Miyamu Pianchiche Acero, suma 19 medallas nacionales entre oro, plata y bronce. A ellas se suman una plata y otra de bronce internacional. Pero su mayor logro es ser medio maestro de FIDE. Ha viajado a El Salvador y en noviembre estará en el Panamericano de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 7 =