Entrenamientos con las ‘justas’ critica Duvan Cangá

A Duvan Cangá Valencia, exdeportista ecuatoriano que compitió en tae kwon do y ganó medalla de plata en el Campeonato Mundial de esa misma disciplina de 1982, le apasiona volver nuevamente a los entrenamientos con sus alumnos, pero las condiciones, reconoce, siguen no siendo las óptimas.

Tras dos años y seis meses de haber padecido fuertes dolores en el lado izquierdo de la cadera, los mismos que se extendían a la pierna, le fue colocada una prótesis de cadera.

Durante la mañana de ayer, la concurrencia no fue extraordinaria, al menos unos seis estudiantes, entre novatos y pre-juveniles, iniciaban los calentamientos, en las mismas paredes vetustas y con implementos desgastados por el tiempo.

Sin líquido
Duvan Cangá hizo énfasis en que Esmeraldas es una de las provincias que no cuenta con un espacio adecuado para entrenar, que esperan la apertura del coliseo Nubia Villacís, para trasladarse hasta allá y realzar el deporte, que sufre en la actualidad un decaimiento.

“El agua que ellos necesitan, no la tenemos, porque un deportista que me trabaje sin agua, es seguro que salga lesionado en sus tejidos musculares”, apunta el exseleccionado ecuatoriano, ante la falta de agua ‘adulterada’, que explica son bebidas hidratantes, que retienen el líquido en el cuerpo del atleta.

Ante la interrogante planteada del por qué este año no existió ningún deportista esmeraldeño en el área de taekwondo en los juegos panamericanos, lamenta tal afirmación, que señala también, fue producto de irresponsabilidades. “Aquí ganaba más, un tipo que no sabía nada en el Ministerio, cuando acá el deportista que iba a traer resultados vivía en la miseria”.

Incentivar
El entrenador en la disciplina de taekwondo, señala la historia del deportista esmeraldeño Jordy Araujo, quien hace hasta hace dos años, participó en el Campeonato Mundial de Taekwondo, en Corea del Sur, y que esa misma mañana estaba en la sala de entrenamiento.

Araujo de 19 años, dejó el deporte, se dedicó a los estudios universitarios y fue apoyado por su entrenador. “Nosotros ya no le podemos pedir más, él quiere ser un profesional. Porque ser un deportista de Taekwondo no quiere decir que va a tener para vivir bien en su futuro”, admite Duvan Cangá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 3 =